Santi atribuye a “inclemencia del tiempo” muertes por raudal

/ 2024-04-24 17:14:41 PM / VISITAS: 419

El presidente Santiago Peña responsabilizó a la “inclemencia del tiempo” por la muerte de dos mujeres en Luque, cuyo vehículo fue arrastrado por un raudal hacia un arroyo, a pesar de la presencia de una obsoleta baranda de protección que no resistió.

Durante su participación en el egreso de 600 agentes del Grupo Lince en la ciudad de Luque, el presidente de la República, Santiago Peña, se refirió a la trágica pérdida de Nilda Lujan Barrios Benítez, de 19 años, y su madre, Sara Benítez, quienes fallecieron al ser arrastradas por un raudal hacia un arroyo. El mandatario atribuyó este lamentable suceso a la “inclemencia del tiempo”, a pesar de la existencia de una baranda de protección obsoleta que no logró resistir la fuerza de las aguas.

Las víctimas eran parientes del suboficial Brahian Ariel Gómez, quien milagrosamente logró salvarse junto a otros dos agentes. Los tres policías y las dos mujeres se dirigían al mismo acto de egreso cuando ocurrió la tragedia. En sus declaraciones, el presidente Peña expresó su pesar y se sumó al luto de toda la familia paraguaya por la partida de Sara Nilda Benítez y Nilda Luján Barrios Benítez, quienes venían emocionadas para presenciar la graduación de Brahian, una enorme esperanza para la familia.

Por su parte, el ministro del Interior, Enrique Riera, solicitó un minuto de silencio en memoria de las víctimas de este trágico hecho que enluta nuevamente a familias que arriesgan su vida para acudir a sus lugares de trabajo o centros de estudios. Este gesto se realizó durante la ceremonia de egreso de los nuevos agentes del Grupo Lince

Según los reportes, ambas víctimas fatales viajaban en la parte trasera de un automóvil Toyota Premio que terminó siendo arrastrado unos 500 metros desde el punto donde se encontraban. A unos 30 metros de distancia, se localizó el cuerpo sin vida de la joven Nilda Lujan Barrios Benítez y luego fue hallado el de su madre. Las intensas lluvias que azotaron Luque y otras ciudades de Central, como Mariano Roque Alonso y Limpio, provocaron severos raudales e inundaciones, poniendo en riesgo la vida de los ciudadanos.

Este lamentable suceso evoca un hecho similar ocurrido el 2 de noviembre pasado, cuando dos militares perdieron la vida tras ser arrastrados por un raudal en la ciudad de Lambaré. En aquella ocasión, los uniformados se dirigían a buscar a un general para asistir a un encuentro junto al presidente Santiago Peña. Se constató que en el lugar del incidente no existía una baranda de protección que pudiera evitar que el vehículo fuera arrastrado hasta el arroyo Lambaré.