Balazos en la cara al pastor, calcado al crimen de su cuñado policía, al que mataron por “delator”

/ 2022-09-23 14:44:04 PM / VISITAS: 1461

El 8 de febrero del 2012 el suboficial de policía Isidro Ramón González, era asesinado con 8 balazos en la cara, en la ciudad de Pedro Juan Caballero.

El crimen ocurría después de que cayera un cargamento de 366 kilos de cocaína de alta pureza, en la capital amambaiense y ser detenido el sindicado como propietario de la mercancía ilegal: Wilfrido Arce Cáceres, cuñado del sub oficial abatido.

Para los investigadores de la Policía el asesinato del policía Isidro Ramón habría sido ordenado por Wilfrido, entonces emergente jefe de gavillas narco.

En los dos años restantes que Wilfrido pasó en la cárcel para compurgar su pena, el hombre “se hizo” pastor protestante.

Al quedar libre fundó su propia “iglesia”, además de convertirse en propietario de varios negocios ligados a electrodomésticos, cambios, y estancias.

La titular de la Secretaría Nacional Antidrogas, Zully Rolón, señalo que el ataque que acabó con la vida de Arce Cáceres, se visualiza como algo que requirió mucha coordinación.

“El pastor descendió de su auto, estaba con su señora. Allí le encañonaron, le pidieron que se aparte de la gente. Testigos que vieron todo, dicen que le apartaron y le dieron disparos en la cara”, expresó Rolón en conversación con periodistas.

La muerte del pastor, según proyectan los que llevan adelante la pesquisa, está conectado con la de su cuñado, el sub oficial Isidro Ramón González. El detalle que a ambos le mataron con balazos en la cara, no es coincidencia, alegan, sino una trama basada en la delación (de la que acusaron al suboficial) y la venganza, que ahora cobraron al predicador.



Te puede interesar

DESCARGA nuestra APP gratis desde Google Play